viernes, 6 de mayo de 2011

El Bufón de la Corte

Pero la carta no nos llegó por arte de magia. La trajo un bufón. Al principio no teníamos muy claro qué era un bufón. Algunos dijimos que servía para echar cartas... pero luego nos dimos cuenta de que eso era un buzón y no un bufón.
Sabíamos que había estado en el colegio, ¿Seguiría por allí entonces? Salimos al patio a buscarlo. Igual teníamos suerte... y la tuvimos.
No encontramos al bufón, pero si una pista. Seguramente, al huir del cole para que nadie lo viera, se enganchó con la rama de un ciprés y se rompió un trozo de traje. ¡Y NOSOTROS LO ENCONTRAMOS!¡TENÍA HASTA UN CASCABEL!
Al día siguiente, la seño trajo fotos de bufones. Nos dijo que las había encontrado en internet, y que nosotros también podíamos buscar información allí. Lo pusimos todo en el corcho. Ya sabíamos cómo se escribía BUFÓN, y qué aspecto podría tener.


Bueno, ya teníamos muchas pistas. Pero ¿cómo sería en realidad nuestro bufón?¿el que nosotros estábamos buscando? Él tenía mucha información sobre todo lo que pasaba, nos ayudaría seguro. 
Decidimos que podíamos hacer un "retrato robot" de cómo podría ser.
Creo que nos quedó bastante bien...




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada